¿Cómo elegir un buen sofá?

¿Ya imaginó el concepto de sala sin un sofá? Recibir a tus amigos o familiares y quedar descansando mientras ves tus películas o programas favoritos sin contar con el confort y la comodidad que te puede proporcionar? Pensando así, da para percibir porque el sofá es un artículo tan buscando a la hora de amueblar la sala. Pero para aprovechar todo su potencial, es necesario encontrar un modelo que se adapte a sus necesidades de confort, estética, espacio y presupuesto.

Además del precio, hay varias características que pueden variar bastante entre un modelo de sofá y otro. Definir el uso que tendrá nuestro sofá es uno de los pasos esenciales para aprovechar la compra, ya que un tipo de sofá funcionará mejor o peor dependiendo del uso que usted dé al mueble.

Para ayudar a tomar la mejor decisión, separamos algunas informaciones importantes que usted necesita saber antes de comprar el sofá. 😀

🤔 ¿Vale la pena comprar el sofá por internet?

A pesar de que el sofá es uno de los artículos que requiere nuestra sala y que para seleccionar lo mejor es sin duda basarnos en la experimentación, y comprobando las especificaciones y relatos de otros consumidores que adquirieron el modelo que desea, nos puede resultar muy complejo seleccionar un modelo de sofá por internet, pero nada es imposible con la tecnología de hoy en día.

Eligiendo el mejor sofá

Por supuesto, el escenario ideal es cuando usted puede ir a la tienda física a acostarse sobre el mueble de la forma que suele hacer en casa y sentir cómo se va a adaptarse a su cuerpo, para después disfrutarlo en la comodidad de su hogar.

¿Cuál es el uso del Sofá?

Al visitar una sala de exposición en una tienda de muebles o incluso la página web de alguna marca de sofás, se encontrará con una amplia gama de modelos, con tamaños muy diferentes, hechos de diversos materiales y diseños. Hay tipos que funcionan mejor en las salas que están hechas para recibir a los amigos mientras que otros son perfectos para las salas de televisión, o cine en casa.

Antes de seguir para la elección del mueble, lo ideal es entender cuál será su función principal en nuestro hogar, pensando también en cómo el mueble va a combinar con la decoración elegida de nuestra sala.

Sofa para estar con la familia

Si el sofá estará en nuestra sala, donde el objetivo principal será recibir amigos o familiares, un modelo con colores de menor profundidad y diseño que combina con el tema de la sala es la decisión correcta. Ahora si el objetivo es un mueble para sala de televisión o su sala de descanso que usted también usa para el entretenimiento, es más indicado un sofá retráctil, de mayor tamaño y relleno que garantice el confort requerido.

¿Cuál es el tamaño ideal del sofá?

Para responder a esta pregunta hay que hacernos tres preguntas: ¿cuál es el espacio disponible en la habitación o sala, cuántas personas usarán el sofá y cuál será la función principal del mueble. El último punto ya fue explicado en el tópico anterior, los demás demás son muy simples de evaluar.

El primero de los puntos citados es literalmente evaluar cuál es el espacio disponible en la habitación para acomodar el mueble, teniendo en cuenta la distancia de al menos 60 cm entre el mueble y los demás objetos, para no entorpecer el tránsito por el camino de nuestra sala. Por último, es sólo pensar en cuántas personas se sentarán en el sofá para evaluar si necesita un modelo de dos o tres lugares.

Una sugerencia a la hora de elegir el tamaño del sofá es estar atento al espacio útil. Los brazos del mueble pueden tener un tamaño variado, siendo encontrados en las versiones más caras, y más comunes en modelos para sala de descanso, y de brazos bien anchos, principalmente en los modelos que son más grandes y más cómodos.

Si tiene poco espacio en la sala, es esencial tener en cuenta las dimensiones de cada elemento, pues si consigue ahorrar en los brazos, usted ganará espacio en los asientos sin necesidad de un mueble más grande.

Densidad de la espuma del sofá

El revestimiento del sofá está entre los puntos más importantes a ser analizados a la hora de la compra, pues es su densidad que determinará la suavidad y durabilidad del mueble. La densidad de la espuma del sofá es definida por la letra D más un número, como 23, 28, 33, 45, que indica cuántas gramos por cm³ posee la estructura que es capaz de soportar el peso de la persona. Cuando el número es más grande, más resistente y menos suave será el sofá.

La espuma D33 suele ser la más indicada, pues soporta entre 70 Kg y 100 Kg. Además de la densidad, existen otras estructuras que pueden ayudar en la resistencia del sofá, sin perjudicar su comodidad.

Diferencia entre los tejidos del Sofá

La elección del tejido para forrar el sofá debe extenderse mucho más allá de cuestiones estéticas. Los factores como la resistencia, la retención de calor, la facilidad para la limpieza y la conservación deben ser observados antes de tomar una decisión. Compruebe algunos tipos de tejido de sofá y las diferencias entre ellos.

Sofá de Gamuza

Es uno de los tejidos más utilizados en muebles, lo que se debe principalmente a su buen costo-beneficio, sin sacrificar la calidad. Los sofás de suede o gamuza son cómodos, fáciles de limpiar y se indican su uso para lugares con calor moderado.

Sofá de Cuero

Es un tipo de tejido tradicional y elegante, el sofá de cuero tiene buena resistencia y es fácil de limpiar, a pesar de requerir procesos de mantenimiento más complejos. El cuero no está indicado para donde haga mucho calor, pues se calienta mucho.

Sofá de Sarga

El tejido de Sarga corresponde a un tipo de sofá de precio bajo, siendo uno los más baratos del mercado, hace que la tela de sarga sea bastante presente en muebles. El tejido absorbe poco calor, lo que lo hace indicado para lugares más calientes. Como punto negativo, el sarga no es tan cómodo y su apariencia es un poco rígida y pesada.

¿Cómo elegir un buen sofá?
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *